EN NEGOCIOS: Cómo las pequeñas empresas pueden cambiar su relación con el plástico

por Edgar R. Olivo

No hay duda de que los plásticos han cambiado el curso de la historia y su impacto en el medio ambiente. Desde 1950, los seres humanos hemos producido 8.3 mil millones de toneladas métricas de plásticos, un número que se duplicó en 60 años. ¡Eso es mucho plástico! Los geólogos dicen que esta cantidad de plástico creará un indicador geológico en la superficie de la tierra de la misma manera que se ve marcas en la superficie de las montañas expuestas que hablan de diferentes épocas más de la historia del planeta. ¡Y se cuadriplicará para 2050! Piense en eso por un minuto.

Este año se consumirán cinco billones de bolsas de plástico en todo el mundo. Eso es 160,000 bolsas de plástico por segundo. El plástico ha sido un material popular porque es flexible, liviano y resistente. Eso lo hace ideal para el embalaje, que es su mayor uso.

Todos necesitamos beber agua y aquí hay un hecho asombroso sobre nuestros contenedores. Hay un millón de botellas de plástico que se compran cada minuto en todo el país. Y utilizamos 500 mil millones de vasos desechables consumidos cada año. ¿Recuerda las discusiones sobre popotes en los medios? Piense en esto, todos los días se usan más de mil millones de popotes de plástico durante 20 minutos o menos y luego se tiran a la basura. Afortunadamente, todos los días se llevan a cabo muchas investigaciones e innovaciones para mejorar la situación.

Y finalmente, a veces ni siquiera pensamos en nuestros productos cotidianos porque lo damos por sentado. Pero aquí hay un hecho final para compartir con usted, aproximadamente 3.5 mil millones de cepillos de dientes se venden en todo el mundo cada año, la mayoría de los cuales terminan en vertederos o como contaminación plástica en el medio ambiente natural.

Entonces, ¿qué pueden hacer las pequeñas empresas para cambiar su relación con el plástico? Parece un gran problema que resolver y las pequeñas empresas pueden hacer algo al respecto. Aquí hay seis consejos que le ayudarán a empezar.

  1. Retire los contenedores de basura personales. Retire los contenedores de basura individuales de los escritorios, oficinas y salas de conferencias. Esto suena inconveniente; sin embargo, puede conducir a mejores hábitos de eliminación. Incluso las intenciones bien intencionadas no siempre se cumplen, por lo que, al quitar los contenedores personales, puede enfocar el comportamiento de eliminación en un punto de reciclaje más central o en varios puntos de reciclaje claramente definidos que todos puedan compartir. Esto también le dará una idea realista de cómo es realmente el consumo de plástico de su empresa.
  2. Solicite opciones sin plástico. Al realizar pedidos de suministros de oficina, o incluso otros artículos críticos para la empresa, como contenedores de alimentos; trate de pedir siempre opciones sin plástico y sin poliestireno para el embalaje. En el mercado actual, hay muchas opciones para elegir, como soluciones biodegradables y compostables. Puede costar un poco más, pero encontrará que es posible trabajar con proveedores para alcanzar sus objetivos libres de plástico.
  3. Deshágase de los alimentos y bebidas desechables. A todos nos gusta la conveniencia, pero como aprendimos anteriormente, la conveniencia nos está costando más que unos pocos centavos aquí y allá. Cuando sea razonable, implemente una política de reutilización reemplazando cubiertos, tazas o vasos con vidrio o metales como parte de su cultura laboral. Sólo asegúrese de que todo el mundo da vueltas a lavar los platos.
  4. Sea selectivo con el plástico. Puede parecer inevitable evitar el plástico por completo, pero el plástico tiene algunos beneficios sobre otros materiales. Trate de ser selectivo sobre el plástico que necesitará en función de cuánto tiempo lo necesitará y cuáles son sus opciones. El vidrio, la madera, la tela y el metal también pueden tener usos limitados.
  5. Considere equipos usados. Comprar productos nuevos conlleva una cantidad significativa de residuos plásticos y, a veces, esto no siempre es necesario. Cada año, cientos de miles de toneladas de muebles reutilizables se envían a los vertederos y podemos enviar menos comprando equipos usados como muebles, productos electrónicos y más. Si planea actualizar el equipo, también considere hacer una donación. Nunca se sabe a quién ayudar en el camino.

Consejo adicional: Audite con regularidad. Todos somos culpables de adquirir hábitos consumistas. A veces, compramos cosas por el simple hecho de comprar en lugar de considerar si hay opciones ecológicamente superiores o más rentables disponibles.

Hable abiertamente con su equipo sobre cómo desarrollar una mejor relación con los materiales que usamos a diario como el plástico. Desarrollar buenos hábitos temprano será de gran ayuda y lo acercará más a sus objetivos ecológicos. Tómese un momento para explorar el Programa Going Green and Going Smart para aprender cómo puede transformar su pequeña empresa uniéndose al movimiento #GreenBizAZ. Esta iniciativa tiene como objetivo educar a los propietarios de pequeñas empresas en prácticas comerciales sostenibles para un futuro más limpio y verde en Arizona.

EDGAR RAFAEL OLIVO es un educador empresarial bilingüe, asesor económico y colaborador de varios medios de comunicación. Es apasionado por la educación y comunidad. Está certificado en finanzas y análisis de datos y posee un título en negocios de la Universidad Estatal de Arizona.

To see this article in English, click here.

Speak Your Mind

In Business Dailies

Get your twice-daily dose of all you need to Grow Your Business.
  • Get the day’s Top Stories
  • Relevant In-depth Articles
  • Daily Offers
  • Coming Events
Free sign up for 2021.
Don’t miss out!