EN NEGOCIOS: Cómo negociar su contrato de arrendamiento comercial durante COVID-19

por Edgar R. Olivo

La pandemia, las protestas, la falta de liderazgo, la economía en declive y la poca confianza en el mercado, han hecho la negociación de un arrendamiento comercial un problema financiero grande para los propietarios de pequeñas empresas.

Como vemos todos los días en las noticias, las pequeñas empresas están a la vanguardia de los toques de queda y los cierres obligatorios. Además, muchos empresarios no pueden pagar sus rentas ni tampoco pueden esperar a que pasen estos obstáculos y pedir prestado más dinero para pagar la renta hará que volver a la normalidad sea mucho más difícil.

Con menos ingresos obtenidos en el negocio, pagar el alquiler en un arrendamiento activo requerirá que los propietarios de pequeños negocios se preparen para las negociaciones, busquen ayuda legal y encuentren recursos financieros. Afortunadamente, con el número récord de Reclamos de Desempleo, impagos de préstamos y bancarrotas, los arrendadores están más abiertos a la negociación de arrendamiento porque también necesitan ingresos para pagar sus facturas hipotecarias.

Los propietarios de pequeñas empresas querrán negociar mejores términos y tarifas, aplazamientos de pago, permiso para subarrendar o subdividir un espacio, eliminar los cargos por pagos atrasados o considerar la compra del contrato de arrendamiento. Es importante tener en cuenta que tener una buena relación con su arrendador y un historial sólido como inquilino con un buen historial de pagos lo colocará en la mejor posición para negociar.

Asegúrese de comprender su posición financiera actual y comience la conversación con su arrendador lo antes posible. Deberá tener disponible cualquier documentación que refleje cómo COVID-19 también ha impactado su negocio.

Desarrolle un plan antes de hablar con su arrendador.

Comience comunicándose con su arrendador para programar una reunión sobre su contrato de arrendamiento y hágales saber cómo la pandemia ha impactado su negocio. Luego, encuentre un compromiso y sea sensible a las necesidades del arrendador también: será importante pensar en todos los escenarios de ganar-ganar. Es posible que tenga que renunciar a algo para obtener alivio de su arrendador, esto es parte del proceso de negociación. Finalmente, asegúrese de documentar la conversación y obtener copias de los acuerdos que realice con el contrato de arrendamiento ajustado.

Los ajustes de arrendamiento más comúnes son la reducción de la renta a los niveles reducidos de operación durante un período determinado. Asegúrese de que este tipo de cambio se refleje en su nuevo contrato de arrendamiento.

Aquí hay algunos consejos adicionales para ayudar a los propietarios de pequeñas empresas a negociar eficazmente con su arrendador actual:

Si está comenzando un nuevo contrato de arrendamiento:

Asegúrese de revisar el contrato de arrendamiento con un abogado antes de firmar.

Algunos términos pueden ser confusos, pero podría ahorrarle mucho dinero tener un par de ojos adicionales que lo ayuden a tomar la mejor decisión antes de firmar un contrato. Asegúrese de comprender a fondo los siguientes términos: Alquiler, Monto del alquiler, Vencimiento del contrato de arrendamiento, Cláusula de incumplimiento, Garantías, Depósito de seguridad, Pactos operativos, Requisitos de seguro y cualquier otra cláusula especial como fuerza mayor.

Tomarse el tiempo para revisar estos términos en su contrato lo colocará en una excelente posición para negociar con el propietario. Rocket Lawyer está proporcionando asesoramiento legal gratuito y documentos legales en su Centro de Recursos de Coronavirus.

Si está atrasado con sus pagos de alquiler:

Asegúrese de comprender qué estrategias de ayuda están disponibles para usted.

En varios casos, es mucho más fácil diferir un mes de alquiler que seis meses. Las estrategias de alivio incluyen, reducción de alquiler por un período determinado, aplazamiento de alquiler por período establecido, reducción de alquiler o suspensión por un período establecido, pagos atrasados convertidos en un préstamo devuelto a lo largo del tiempo, períodos de gracia para detener las multas tardías, utilizando depósitos de seguridad como crédito hacia el alquiler, eliminando los cargos en otros artículos no específicos al alquiler, extendiendo el contrato de arrendamiento para cubrir un plazo más largo a una tasa más baja, o solicitando un arrendamiento temporal para cubrir el período durante COVID-19 mientras planea reabrir.

Si planea romper su contrato de arrendamiento:

¡Busque ayuda profesional primero! Hay muchos recursos y programas disponibles para ayudarlo a aliviar las presiones de mantener su contrato de arrendamiento, como el Programa de protección de nómina (PPP por sus siglas en inglés) o recursos financieros de su gobierno local y estado para ayudarlo en estos tiempos difíciles.

Asegúrese de verificar su contrato de arrendamiento por cualquier consecuencia de terminación anticipada y hable con su arrendador antes de cancelar su contrato de arrendamiento. Hay muchos impactos negativos para usted y su negocio que un arrendador tendrá derecho a perseguir. Tener esta conversación temprano podría ayudarlo a suavizar cualquier posible resultado perjudicial.

Si su arrendador no quiere trabajar con usted:

¡Asegúrese de obtener ayuda legal! Un contrato de arrendamiento es un contrato, y con todos los contratos querrá asegurarse de estar preparado para defenderse como pueda.

Para obtener más ayuda con su contrato de arrendamiento, visite Ayuda de la ley de AZ (AZ Legal Help) para encontrar abogados que ofrezcan asistencia gratuita para propietarios de pequeñas empresas.

To read our English-language version of this article, click here.

Speak Your Mind