EN NEGOCIOS: Cómo las empresas están implementando las directrices de los CDC para reabrir de manera segura

por Edgar R. Olivo

A medida que la reapertura en Estados Unidos está en marcha, muchas empresas se preguntan si están haciendo lo suficiente para seguir las directrices de los CDC para mantener a sus trabajadores y clientes seguros mientras obtienen ganancias. Este es uno de los muchos desafíos que las pequeñas empresas tendrán que superar pronto para recuperar la confianza en el mercado. Los CDC han publicado guías y herramientas de decisión para reabrir de manera segura para casi cualquier tipo de espacio público, incluidos las tiendas, peluquerías, restaurantes e instalaciones de entretenimiento. Pero, las directrices se quedan cortas en cómo hacerlas de manera eficiente.

Además, aquí hay un resumen de algunos de los otros desafíos que enfrentan los empresarios mientras intentan reabrir:

  • Los gerentes están preocupados sobre la seguridad de sus empleados y reducir el riesgo de demandas.
  • Los empleados quieren sentir que su empleador se preocupa por su seguridad.
  • Los clientes quieren saber qué está haciendo el negocio para mantenerlos a salvo.

Trabajar y operar en un entorno seguro es una preocupación compartida.

En Arizona, la orden de quedarse en casa expiró el 15 de mayo. El gobernador Doug Ducey había extendido su orden original hasta esa fecha, pero describió un plan para que las tiendas y otros negocios comiencen a abrirse antes. La mayoría de las empresas ahora están abiertas bajo un plan de “Regresar más fuerte”. Algunos temen que sea demasiado pronto y otros temen que no sea lo suficientemente pronto.

Las directrices de los CDC son bastante claras cuando se trata de cómo evitar que las personas se enfermen; sin embargo, ¿cómo impacta eso en la eficiencia? ¿Se puede simplificar alguna de estas directrices? ¿Cómo están innovando las empresas con su inversión para reabrir de manera segura?

A medida que los dueños de negocios analizan la limpieza y desinfección de su “espacio” público, también deben observar su “ritmo” en el “espacio” público. Para entornos de trabajo de ritmo más lento, como oficinas y administradores, las prácticas de saneamiento son más fáciles de administrar; sin embargo, los entornos de ritmo más rápido, como la comida rápida y las tiendas, requieren mucha más atención debido a la naturaleza del negocio.

Estas son algunas de las formas en que los entornos de trabajo acelerados gestionan sus rutinas diarias de limpieza y desinfección:

  • Reducir los muebles para permitir más espacio para el distanciamiento social y reducir el tiempo de limpieza.
  • Abrir o instalar entradas automáticas para reducir tocar los pomos de las puertas y el tiempo de limpieza.
  • Dispensadores automáticos de desinfectante de manos para clientes y trabajadores.
  • Poner las plumas y lápices en frascos etiquetados con “limpio” y “usado” para desinfectar más tarde.
  • Limpiar las máquinas de tarjetas de crédito después de cada uso con aerosoles desinfectantes.
  • Establecer rutinas para que todos los trabajadores se laven las manos en un horario establecido.
  • Contratar o reemplazar personal con trabajadores de saneamiento.
  • Publicar instrucciones con las reglas de los CDC para que los clientes las implementen.

La lista puede continuar, pero ya tiene la idea. ¿Cómo está innovando su negocio con las directrices de los CDC?

Para profundizar en el aprendizaje sobre las pautas de limpieza y desinfección de los CDC, visite su página aquí o participe en esta capacitación virtual GRATUITA llamada Programa para reabrir con seguridad para ayudarlo a usted y a su personal a estar listos para reabrir de manera segura.

Edgar Rafael Olivo es un educador empresarial bilingüe, asesor económico y colaborador de varios medios de comunicación. Es apasionado por la educación y comunidad. Está certificado en finanzas y análisis de datos y posee un título en negocios de la Universidad Estatal de Arizona.

For the English-language version of this article, click here.

Speak Your Mind