EN NEGOCIOS: Culpa de productividad – 6 estrategias mentales para ayudarlo a evitar este síntoma común de agotamiento

por Edgar R. Olivo

¿Alguna vez se ha sentido culpable cuando no se siente productivo? Ese sentimiento se llama culpa de productividad y es una mentalidad de sentirse mal cuando no está creando, logrando, produciendo o trabajando duro. Es posible que tenga pensamientos intrusivos sobre cómo perdió el tiempo, no es lo suficientemente bueno o se siente como un fracasado porque no hizo suficiente trabajo.

Es más común de lo que cree y muchos ejecutivos lo han experimentado. Incluso si está logrando constantemente sus objetivos y terminando tareas, la culpa de productividad es esa voz interior que le pregunta: “¿Ahora qué sigue?”. La culpa de productividad puede ser dañina porque puede suceder cuando es el momento de tomarse un descanso del trabajo, especialmente después de tener éxito en un proyecto personal o profesional.

La pandemia en los EE. UU. ha mejorado enormemente, pero el agotamiento de los empleados es un gran problema de salud mental que los empleadores tendrán que afrontar en algún momento. El cuarenta y cinco por ciento de los empleados estadounidenses dicen que se sienten agotados, y uno de cada cuatro indica que la causa es atribuible a la pandemia de COVID-19, según una encuesta nacional. La culpa de la productividad es el resultado del exceso de trabajo y el agotamiento de los empleados.

Centrarse en la productividad incesante durante un período difícil como la cuarentena es un error y una irresponsabilidad. Los trabajadores no solo “trabajan desde casa”, también están manejando el estrés severo de una pandemia global, cuidando a los niños en casa desde la escuela, haciendo un seguimiento de los parientes ancianos, tratando valientemente de mantenerse al día con las conexiones sociales a través de videos, chats y juegos en línea, todo mientras se adaptan a vivir toda la vida desde casa.

La culpa puede ser un sentimiento útil para ayudar a identificar lo que contradice sus valores personales para llevarlo a la acción. Pero la culpa de productividad es diferente. Puede desarmar y mantener la persona en el presente enfocado solo en lo que no está haciendo y comparándose con los demás. Esto, en última instancia, lo hace sentir menos de sí mismo, llevándolo a la vergüenza. Y la vergüenza puede convertirse rápidamente en “¿cuál es el punto?”, el cual termina siendo lo opuesto a productivo.

Aquí hay seis estrategias de mentalidad que lo ayudarán a salir de su culpa de productividad cuando suceda:

  1. Conoce la diferencia entre estar ocupado y ser productivo. Estar ocupado es el acto de llenar su tiempo con tareas que no lo acercan hacia una meta. Ser productivo es hacer el trabajo real que lo lleva más cerca de sus metas. Por ejemplo, limpiar su armario todos los días es muy diferente a crear un proceso para mantenerlo limpio y organizado.
  2. No intente forzarse a ser productivo. Enfréntelo, en ocasiones puede que no se sienta inspirado para hacer su mejor trabajo y eso está bien. Pasamos por muchos cambios de humor diferentes a lo largo del día y, a veces, se necesita un poco más de tiempo para sentirse listo para volver a la rutina. Escuche sus pensamientos, observe su entorno y preste atención a su vibra cuando haga su mejor trabajo. Vea si hay un ritmo que deba evitar o repetir.
  3. Tómese el tiempo para celebrar sus victorias. Necesita realizar un mejor seguimiento de sus éxitos. ¿Porque es esto importante? Lo que se puede medir, se puede mejorar. Si no está haciendo un seguimiento de lo que realmente está haciendo, entonces si sentirá la culpa de productividad. Lleve un registro, celebre en privado o en público y prepárese para la próxima tarea o proyecto.
  4. Autorícese con mejores pensamientos. Trate de evitar el uso de “declaraciones de deber” porque a menudo son expectativas poco realistas e injustas que usted se impone a sí mismo. Por ejemplo, declaraciones como, “Debería usar esta cuarentena para leer TODOS los libros o completar proyectos en el hogar” pueden hacer que se sienta corto. En lugar de eso, dígase a sí mismo: “Leeré un libro este mes o completaré este proyecto de casa específico primero” para empoderar sus pensamientos hacia la acción. ¿Ve la diferencia?
  5. Usted es su propio mejor amigo. No hay persona que merezca más de su amor, respeto y paciencia que si mismo. Empiece a tratarse a sí mismo con amabilidad y sea consciente de cómo se habla a sí mismo. Lo más probable es que cuando se sienta la culpa de productividad, nunca hablaría con un amigo cercano de la forma en que lo hace en sus pensamientos en ese momento. Entonces, ¿por qué se trataría así? Sea más amable con usted mismo.
  6. Tome sus descansos. Como persona productiva, una de las cosas más saludables que puede hacer para ser más productivo es tomarse un merecido descanso. El trabajo siempre estará ahí esperando, pero no su tiempo. Recuerde, tomarse un descanso también es una forma de productividad para su salud mental.

Ahora, si este es usted, recuérdese estas estrategias de mentalidad cuando no esté seguro de si está ocupado o siendo productivo. Se le permite tomar un descanso y no es perezoso. Y por supuesto, evite compararse con los demás. Está en su propio viaje único lleno de sus propias aventuras y se merece disfrutarlo todo.

EDGAR RAFAEL OLIVO es un educador empresarial bilingüe, asesor económico y colaborador de varios medios de comunicación. Es apasionado por la educación y comunidad. Está certificado en finanzas y análisis de datos y posee un título en negocios de la Universidad Estatal de Arizona.

To see this article in English, click here.

Speak Your Mind

In Business Dailies

Get your twice-daily dose of all you need to Grow Your Business.
  • Get the day’s Top Stories
  • Relevant In-depth Articles
  • Daily Offers
  • Coming Events
Free sign up for 2021.
Don’t miss out!